Macri, Vidal y el miedo a la «traición» de los propios del GBA: «Boleta completa», la exigencia Pro

311
Compartir

Los principales candidatos de Juntos por el Cambio en el Gran Buenos Aires analizan detenidamente las encuestas, y en la mayoría de los casos, para su desgracia, los números favorecen a Alberto Fernández y en algunos casos también a Axel Kicillof. La duda se instala en la Rosada y en calle 6.

Los intendentes oficialistas de la Primera y la Tercera alentaron por abajo el finalmente frustrado desdoblamiento. Iban a salir a la cancha con Vidal y no con Macri. Un golazo. Pero no fue así. Hoy desde Casa Rosada los miran con desconfianza. Son los destinatarios de la campaña «boleta completa». Y no pasa por el voto, sino que por el reparto. No sería la primera vez que un alcalde mande a repartir solo su tramo de la boleta.

Con respecto al interior, donde Juntos por el Cambio es la fuerza con más chances de triunfo, los preocupados son Alberto Fernández y Axel Kicillof. Si bien no está Aníbal Fernández en la boleta como en 2015 y según los propios alcaldes «Kicillof y Alberto no generan rechazo», hay varios peronistas de tierra adentro a los que les encantaría que en vez de ellos dos (Alberto, Kicillof y también CFK) en la parte superior de la papeleta estuvieran justamente Macri y Vidal.

Pero no viene al caso. El asunto pasa por el Conurbano. La política de servicios y la economía en general pegaron fuerte en el Gran Buenos Aires y tanto a los jefes comunales amarillos como al resto de los candidatos se les hace muy difícil militar la candidatura del presidente. No hay con que darle, no hay manera, les resta, los tira para abajo, incluso a algunos los hunde.

Todos para uno, uno para todos. Con la leyenda «Boleta Completa», los principales referentes de Juntos por el Cambio postearon el domingo en horas del mediodía una imagen del presidente Mauricio Macri; su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Todos a pura sonrisa en Quinta de Olivos. Esperan la misma sonrisa de parte de los intendentes. Necesitan los votos del Conurbano. Aunque sea para perder por menos.

Y en esas sonrisas, en esas caras y sobre todo en los números es que el 12 de agosto, el día después de las Primarias, se verá cómo fue el juego de los mandatarios municipales. «Los intendentes que saquen 20 puntos más que Macri no habrán hecho del todo bien los deberes», le cuenta a La Tecla un legislador de la Tercera, y se anima hasta mencionar a algún «posible traidor», pero ruega por favor que no se lo mencione.

“Los intendentes son inteligentes, no los puedo subestimar, no puedo imaginar que piensen que ni el diez por ciento de lo que han hecho en sus municipios lo podrían haber hecho sin esta gobernadora y este Presidente», expresaba el Jefe de Estado en el cierre de la presentación de la fórmula Vidal-Salvador, el pasado sábado en el hotel Grand Brizo de la ciudad de La Plata.

«Se acepta una diferencia de diez, quince puntos, pero veinte ya es mucho, no va a pasar solo por el rechazo que generan el presidente y sus políticas, va a haber algo más», añade la fuente, insistiendo de esta manera en la posibilidad de la «traición Pro». Alguna vez el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, se encargó de salir a cazar a los traidores PJ. Quizá suceda algo similar entre los referentes amarillos. Quizá no.

Lo cierto es que el principal espaldarazo a los intendentes que analizan cómo hacer andar la tijera se los dan las encuestas. Y aquí todavía no hubo corte, sólo preguntas. Por ejemplo, un trabajo reciente de Federico Gonzáles en la localidad de Moreno muestra que la fórmula Fernández-Fernández alcanza el 63,4 por ciento de los votos, mientras que Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto el 17,7 por ciento.

En tanto, en lo concerniente a la categoría gobernador el triunfo es también amplio en favor del Frente de Todos. La fórmula Axel Kicillof – Verónica Magario obtiene el 56,2 por ciento de los votos, dejando en segundo lugar al binomio oficialista integrado por María Eugenia Vidal y Daniel Salvador, que consigue el 21,3 por ciento de las voluntades.

Por otra parte, un trabajo realizado en Quilmes a principio de año por Gustavo Córdoba y Asociados se destaca que no hay una brecha considerable entre la apreciación que tienen los vecinos en cuanto a la gestión de la Gobernadora y el Intendente. Sí con la de Macri. Mientras que María Eugenia Vidal cuenta con una aprobación del 36 por ciento de los encuestados y Martiniano Molina el 35,2, Mauricio Macri cae al 27 por ciento.

En tanto, una encuesta realizada por el Centro de Estudios Sociales y Políticos de Ituzaingó anuncia un final abierto en el distrito, marcando 35,73 para el intendente peronista Alberto Descalzo y 32,47 para el referente Pro Gastón Di Castelnuovo. A nivel nacional, hay diferencias: la intención de voto de la fórmula Fernández-Fernández tiene un 42,3 por ciento y Mauricio Macri con el 35,7.

Más allá de las palabras las proyecciones y los antecedentes, los resultados concretos se conocerán tras los comicios del 11 de agosto. Se sabrá donde habrá que reforzar y donde dejar fluir. Quedarán más de dos meses como para dar vuelta el match, ya que todo indica que el primer set será para Alberto y Kicillof. En Juntos por el Cambio le ponen fichas a la Vidal de la campaña, a la Vidal que dicen supo “sacarle” tres puntos a Brancatelli en aquel recordado cruce de Intratables. Los intendentes deben colaborar. Dicen estar dispuestos.

www.latecla.info

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments