El oscuro pronóstico del FMI para Argentina: inflación “muy alta” y mayor desempleo

163
Compartir

El panorama trazado por el organismo que conduce Christine Lagarde no es de lo más auspicioso.

Si bien el Fondo Monetario Inernacional estima una inflación promedio de la Argentina que bajaría este año muy levemente respecto de 2018, advirtió que los indicadores se ubicarán en un nivel igualmente muy alto del 43,7%, mientras que el desempleo aumentará y afectará al 9,9% de la población.

Así lo proyectó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe “Perspectivas de la economía mundial” publicado este martes, en la previa del inicio de la Asamblea Anual que celebrará junto al Banco Mundial en Washington a partir del jueves. El organismo que conduce la abogada francesa Christine Lagarde indicó además que tras haber caído 2,5% en 2018, el Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina anotará en 2019 una baja del 1,2% para recuperarse recién en 2020 con una expansión del 2,2%.

Mientras la inflación sigue siendo uno de los principales flancos débiles del Gobierno porque los precios no responden por el momento a la política monetaria del Banco Central, el panorama trazado por el FMI no es de lo más auspicioso. El organismo internacional de crédito señaló que el país tuvo una suba generalizada de precios promedio del 34,4% en 2018, aunque la comparación “punta a punta” fue del 47,6% según el Instituto de Estadística y Censos (Indec).

Proyectando al corto plazo, el FMI dijo que la inflación promedio de la Argentina en 2019 se ubicará en el 43,7%, aunque se llegará a diciembre con la suba de precios viajando a un ritmo ya menor, del 30,5%; y en 2020, del 23,2% promedio. A su vez, indicó que el desempleo, que hoy está en el 9,1% según el Gobierno, subirá al 9,9% este año y se mantendrá en ese promedio a lo largo de todo el 2020, por lo que no se prevé una recuperación en la demanda de trabajadores.

América Latina y el Caribe crecerán menos en 2019 y 2020 con el “lastre considerable” que representa Venezuela, estimó el Fondo. En el reporte, conocido como WEO por sus siglas en inglés, el FMI recortó su previsión de crecimiento para la región a 1,4% en 2019 y a 2,4% en 2020; 0,6 y 0,1 puntos menos respectivamente que las estimaciones actualizadas de enero. Además, redujo las expectativas de crecimiento para este año de Brasil y México, las dos mayores economías regionales, y proyectó una caída de 25% de la volátil Venezuela.

“La economía venezolana se espera que se contraiga un cuarto en 2019 y otro 10% en 2020, un colapso mayor que el proyectado en el WEO de octubre de 2018 y que genera un lastre considerable en el crecimiento proyectado para la región y para el grupo de mercados emergentes y economías en desarrollo en ambos años”, dijo el Fondo.

Veinte años después de la llegada a la presidencia de Hugo Chávez, fallecido en 2013, Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, está sumida en una colosal crisis económica marcada por hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas, colapsos en el suministro de agua y electricidad y una producción de crudo que cayó a la mitad desde 2014.

Con relación a Brasil y México, motores de la economía latinoamericana, el FMI destacó variaciones con relación a sus proyecciones del WEO de octubre. “Estos cambios, en parte, reflejan alteraciones en las percepciones sobre la conducción de las políticas en las nuevas administraciones en ambos países”, señaló el informe.

En Brasil, que se recupera de una dura recesión entre 2015 y 2016 y donde el 1 de enero asumió la presidencia el ultraderechista Jair Bolsonaro, el Fondo estimó un fortalecimiento del crecimiento, de 1,1% en 2018 a 2,1% en 2019 y 2,5% en 2020.

Pero para México, gobernado desde el 1 de diciembre por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, el FMI dijo que la expansión se mantendrá por debajo del 2% en 2019 y 2020, una reducción cercana a un punto porcentual para ambos años con respecto al WEO de octubre.

https://www.elintransigente.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments