“Le decía a su hijastra que si le traía a una amiguita, iba a dejar de abusarla”

1
Compartir

La noticia salió a la luz con la detención de un hombre de 51 años, acusado de organizar “pijamadas” para abusar de siete menores. Sin embargo, la lucha de los familiares de las víctimas viene de hace mucho tiempo.

Andrea es la tía de una de las nenas sometidas a las más denigrantes vejaciones sexuales y, en diálogo con La Brújula 24, recordó que “desde agosto que estábamos presentándonos en Fiscalía. Las cámaras Gesell llevan sus tiempos y esto empezó a darse a conocer gracias a que una nena tomó coraje, se empezó a destapar la olla y a surgir aspectos escalofriantes”.

“Este hombre obligaba a su hijastra a que lleve compañeritos a su casa. Él le decía que si traía a una amiguita, la dejaba de abusar. Estamos hablando de nenas que vienen de hace años sufriendo esta situación. Cuando la primera tomó coraje, se animó el resto. Es como si todas ellas tenían un pacto para no hablar del tema”, continuó con el desgarrador relato.

En otro tramo de la charla, la mujer confirmó que “cinco son compañeritos y dos, sobrinos. Es un total manipulador. Hicimos movilizaciones pero Bahía Blanca es una sociedad muy particular. A nosotros inicialmente no nos dieron mucha importancia. Este señor, de apellido Abregú, trabajaba en los galpones de la empresa El Condor y lo desvincularon. Él le decía a sus compañeros que tenía una novia de 12 años”.

“Tenía un puesto en el mercado de pulgas del Parque Independencia. Fuimos a buscarlo allí y se hacía el inocente. Negaba todo. Y no creo que su concubina no supiera nada. Le pido como madre a la Justicia que investigue a fondo porque ella como mujer sabía lo que su marido hacía”, expuso, elevando aún más su tono de voz, a modo de súplica.

Luego, aseguró que este sujeto desocupó su casa y desde noviembre ya no vive en Bahía: “Tengo las imágenes que estaban impresas en las paredes de esa casa. Los chicos hacían dibujos atroces que denotaban abusos. Por fin esto salió a la luz y este señor no va a seguir abusando más de nadie”.

“Pasaron seis meses para que lo vayan a buscar a Coronel Pringles. Esto está por encima de lo que pueda hacer la Policía. Hasta donde yo supe, la hijastra no quiso ser sometida a Cámara Gesell ni a pericias. Todo saltó un domingo y al día después, a su pareja le hicieron una cesárea”, finalizó.

Fuente: www.labrujula24.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments