Vuelven los rugbiers argentinos que pasaron cuatro meses retenidos en Brasil

0
Compartir

La noticia que tanto ansiaban escuchar, llegó ayer. Después de pasar casi cinco meses en Brasil, la Justicia de Río de Janeiro autorizó a los cuatro rugbiers argentinos, detenidos por protagonizar una pelea en un boliche en la que un policía sufrió una fractura de mandíbula, a regresar a la Argentina.

Hernán González (35), Patricio Velázquez (34), Tomás Fernández (33) y Adrián de Donato (31), jugadores del club de rugby Los Cedros, de Malvinas Argentinas, se presentaron ayer ante la jueza Gisele Guida, del 41 er Tribunal Criminal de Río.

Guida escuchó a los rugbiers, al comisario Gustavo Rodrigues, de la Policía Civil local (quien resultó herido en la pelea) y a testigos de las dos partes y luego resolvió que los argentinos pueden regresar al país hasta que se defina el juicio.

De esta manera, se espera que los cuatro viajen a Buenos Aires en las próximas horas.

El equipo de Los Cedros había viajado a Río para hacer la pretemporada y jugar una serie de partidos amistosos. Pero el 11 de marzo, lo que había sido un viaje soñado, se tornó una pesadilla: quedaron involucrados en una pelea dentro de boliche Palaphita Kitch, en el barrio de Gávea, que terminó con Rodrigues (un comisario de la policía local) con la mandíbula fracturada.

Tras los incidentes, siete integrantes del equipo de rugby argentino quedaron detenidos. A Matías Tapia, Fermín Ibarra e Ignacio Iturraspe los liberaron poco después y les dieron la libertad condicional.

Pero luego todo se complicó: los tres estaban a punto de regresar al país (de hecho estaban a bordo del avión que los traería a Buenos Aires) cuando la jueza Guida ordenó que sean alojados junto con González, Velázquez, Fernández y de Donato en el Complejo Penitenciario de Gericinó, una prisión de máxima seguridad donde estuvieron presos algunos de los narcos más buscados de Brasil.

A fines de marzo, a los siete jugadores les dieron la libertad condicional. Pero González, Velázquez, Fernández y De Donato no pudieron regresar a la Argentina porque la Justicia brasileña no les daba el permiso. La pesadilla para ellos terminó ayer.

Clarin

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments