Text neck: la nueva enfermedad tecnológica

0
Compartir

El cuello de texto llegó para quedarse, ya que con simple hecho de permancer durante un tiempo prolongado con la cabeza inclinada para mandar mensajes puede provocar graves problemas cervicales.

Los smartphones llegaron para quedarse y con vinieron algunas “enfermedades tecnológicas” como el “Text neck” o mejor llamado “cuellos de texto”.

¿De qué se trata esta “enfermedad tecnológica”?: muchos no sabrán que la cabeza humada pesa alrededor de seis kilos, y que a medida que el cuello se inclina hacia adelante y hacia abajo, el peso en la columna cervical comienza a aumentar, así en un ángulo de 15º, este peso es de alrededor de 12 kilos, a 45º es de 22, y en 60º es de 27, que podría equivaler a un niño de 8 años al rededor derl cuello. Por lo que el uso excesivo de los celulares con la mala postura, lleva al dolor y rigidez cervical, cefaleas y espaldas doloridas, entre otras patologías que causa esta enfermedad que vino de la mano de la tecnología.

La fisioterapeuta y vicedecana del Colegio de Fisioterapeutas de Catalunya, Mònica Rodríguez, ha explicado que “cada vez acude más gente a las consultas” por las denominadas enfermedades tecnológicas, debido a la utilización inadecuada y prolongada de ‘smart phones’, ‘tablets’, computadores.

Cuando se maneja de forma equivocada el móvil o la ‘tablet’ se flexiona la postura cervical y a veces se tuerce la cabeza, se tiran hacia adelante las espaldas y aumenta la cifosis dorsal –curvatura de la columna–, hecho que también afecta a los patrones respiratorios.

En posición recta, el cráneo pesa entre 4 y 5 kilos, pero si el cuello se flexiona 15 grados para mirar el teléfono, “la fuerza que se ejerce sobre las vértebras y la musculatura cervical aumenta hasta los doce kilos”, y sigue creciendo en función de esta inclinación –a 45 grados, 22 kilos.

El ‘Text neck’ puede generar disfunciones en el sistema neuromusculoesquelético a nivel cervical porque si a lo largo del tiempo la columna vertebral no trabaja bien se puede alterar la alineación articular, provocando hernia discal, cervicoartrosis, contracturas y dolor de cabeza.

Esta enfermedad que llegó para quedarse la debemos tener en cuenta y hacer un pequeño esfuerzo para no pasar horas encorvados. Una recomendación: si se ubica el dispositivo a la altura de los ojos, no habrá necesidad de doblar el cuello.
larazon.com.ar

Print Friendly, PDF & Email

Comments