Denuncian a un músico militar por violador

395
Compartir

MAR DEL PLATA.- “Violín”, “hijo de puta” y “Salvador violador” se podía leer ayer en el muro que delimita la propiedad con la vereda y también en las paredes de un clásico chalet de tejas color terracota. Las pintadas eran elocuentes. Fueron hechas a pincel y pintura, vecinos y familiares de la víctima repudiaron al músico de la banda de la Base Naval Mar del Plata, que fue acusado porque habría abusado de una niña, de 11 años, que vive a pocos metros de su casa.

Fuentes policiales y judiciales habrían identificado al militar retirado como Salvador Altamirano, de 55 años, que permanecía detenido a pedido del fiscal Alejandro Pellegrinelli, que lo acusó de ser el supuesto autor material de abuso sexual con acceso carnal, agravado, porque fue en perjuicio de una menor.

El caso salió a la luz cuando la madre de la niña advirtió algunos mensajes sospechosos en un teléfono celular que usaba la menor y en los que del otro lado de la comunicación aparecía este vecino del barrio San Martín, situado en la zona sur de esta ciudad.

Luego de revisar los mensajes, la mujer hizo la denuncia y los peritajes a los que fue sometida la niña permitieron constatar evidencias de lesiones vaginales compatibles con una relación sexual. Según declaró la menor, ese contacto se habría concretado en un hotel alojamiento. “Estamos enamorados”, le dijo a su madre, según informaron fuentes de la investigación.

A partir de los datos que se incorporaron en el expediente, los investigadores habrían establecido que el militar retirado y la menor se trasladaron hasta el hotel en automóvil. Al cierre de esta edición, los funcionarios judiciales y policiales analizaban la posibilidad de que hubiera complicidad de parte del encargado del hotel, debido a que el sospechoso ingresó solo. En su descargo, el empleado sostuvo que creía que la menor había ingresado oculta en el baúl del vehículo.

El fiscal que investiga el caso también solicitó el secuestro de los teléfonos celulares del acusado y de la niña, en los que estaría la mayoría de los mensajes que venían enviándose desde hace algún tiempo vía Whatsapp.

El acusado era oficial de la Armada y hasta su retiro prestaba servicios en la Base Naval Mar del Plata, donde se desempeñaba como músico en la banda de esa institución.

Quedó detenido en la Unidad Penal N°44 y sólo abandonó su calabozo para presentarse ante el fiscal Pellegrinelli, que tenía previsto indagarlo, pero ayer el acusado se negó a declarar.

A las pruebas ya recolectadas se podría sumar la versión de la niña, la que de ser autorizada se concretaría mediante el sistema conocido como Cámara Gesell..

Fuente: La NAción

Print Friendly, PDF & Email

Comments