EE.UU. pide a Maduro cesar la “campaña de terror contra su pueblo”

370
Compartir

El mandatario venezolano intensificó ayer la represión contra los opositores a quienes acusa por la violencia. Lo hizo el canciller John Kerry en el Congreso. Además, reclamó a Caracas el respeto a los derechos humanos.
Mientras Nicolás Maduro ordena reforzar la seguridad frente a las protestas y anuncia nuevos arrestos, Estados Unidos aumenta la presión sobre Venezuela. El canciller, John Kerry, llamó ayer al gobierno venezolano a detener su “campaña de terror contra su propio pueblo”, y que se “respeten los derechos humanos”. Además, legisladores presentaron en ambas cámaras proyectos que ordenan al presidente Barack Obama sancionar a los funcionarios venezolanos responsables de violaciones.

“Estamos intentando encontrar la forma de lograr que el gobierno de Maduro hable con sus ciudadanos, que los trate de forma respetuosa, que ponga fin a esta campaña de terror contra su propio pueblo y que empiece, esperemos, a respetar los derechos humanos”, dijo Kerry durante una audiencia en el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Mientras Washington se involucraba de tal manera en la crisis venezolana, el régimen disponía ayer una razzia de opositores especialmente en Caracas, con más de 30 arrestos, en su mayoría jóvenes.

“Hemos procedido a allanar los lugares donde estaban escondidos estos bandidos”, dijo Maduro quien aseguró que les incautaron armas y explosivo C4. “Voy a tomar medidas drásticas contra todos estos sectores que están atacando y matando al pueblo de Venezuela”, añadió. Lo cierto es que buena parte de los más de dos docenas de muertos lo fueron a manos de grupos parapoliciales denominados “colectivos” que se mueven a bordo de motocicletas desde las cuales disparan a los manifestantes.

Kerry se presentó ante el comité para dar a conocer las prioridades para el presupuesto 2015 de su departamento. Ante una pregunta de la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, una dura crítica del gobierno venezolano, el canciller dijo: “Es hora que la OEA (la Organización de Estados Americanos) y los vecinos, los aliados y otras organizaciones internacionales se centren en forma adecuada en Venezuela y le exijan responsabilidades”. El miércoles, en otra audiencia en el Congreso, Kerry dijo que “hemos estado en contacto con los países vecinos (de Venezuela). Estamos hablando con ellos para intentar lograr algún tipo de iniciativa, pero no nos están haciendo especial caso”, dijo. Ahí comentó la posibilidad de eventuales sanciones.

Kerry se refería al fracaso de la iniciativa de EE.UU. en la OEA —cuya voz cantante fue Panamá— para intentar condenar la violencia y las violaciones a los derechos humanos en Venezuela e incluso enviar una misión para observar los hechos en el lugar. Después de una dura resistencia de varios países –entre ellos de Argentina y Brasil— la reunión se realizó a puertas cerradas y se llegó a un tibio documento, tras maratónicas sesiones, donde sólo se llamó a continuar el “diálogo”. Maduro festejó esa declaración como un gran “triunfo sobre el imperialismo” Poco antes de que declarara Kerry, otro comité del Senado, el de las Fuerzas Armadas, preguntaba ayer sobre el tema al jefe del Comando Sur, John Kelly. El general respondió: “Es una situación que se está cayendo a pedazos frente a nosotros”, dijo. “A menos que haya algún tipo de milagro en el que la oposición o el gobierno de Maduro se replieguen, irán a una catástrofe en términos económicos y de democracia”. El general manifestó su esperanza de que “los venezolanos, de alguna manera, resuelvan el tema ellos mismos sin que la situación se salga realmente de control con mucha más violencia.” Tras las comparecencias de Kerry y Kelly, un grupo de senadores elaboró una propuesta de ley, que pide a Obama negar visas y congelar activos a funcionarios venezolanos que hayan dirigido u ordenado el arresto o el enjuiciamiento de personas por su legítimo ejercicio de la libertad de expresión o de reunión. “Esta legislación sirve como una fuerte advertencia a los miembros del gobierno, las fuerzas de seguridad venezolanas y grupos civiles armados implicados en la violencia”, dijo el senador demócrata Bob Menéndez.

Informe desde Caracas, Ludimila Vinogradoff
Clarin.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments