Amenazaron de muerte en Santa Fe a dos funcionarios

465
Compartir

Los blancos fueron el ministro de Seguridad y su segundo; sospechan de un nexo narco-policial

RoSARIO.- Los dos máximos responsables de la seguridad de Santa Fe -el ministro Raúl Lamberto y el secretario del área, Matías Drivet-, recibieron ayer amenazas de muerte a través de mensajes de texto enviados a sus celulares, en los que se expusieron datos muy precisos de sus movimientos cotidianos.

“Lo que van a encontrar bajo tierra van a ser sus cuerpos”, decía uno de los mensajes.

En el gobierno provincial están convencidos de que detrás de las amenazas hay un sector policial ligado a las bandas de narcotraficantes que en los dos últimos años provocaron una espiral de violencia en Rosario. Ambos funcionarios habían sufrido intimidaciones en 2013, cuando la Justicia comenzó a investigar a grupos narcos y sus vínculos con las fuerzas de seguridad. En uno de los mensajes se adjudican el atentado contra el gobernador Antonio Bonfatti, en octubre.

También se atribuyen el asesinato de Luis Medina, un empresario ligado al narcotráfico, que fue acribillado el 29 de diciembre pasado cuando se trasladaba en un auto junto con su novia. Lo que une en el SMS los dos hechos son las “14 balas” que impactaron contra la casa del mandatario provincial y las que le provocaron la muerte del supuesto narco, cuando a la madrugada retornaba al hotel del Casino de Rosario junto con su novia, la modelo Justina María Castelli, de 23 años, quien también murió en el ataque.

“Lo que van a encontrar bajo tierra van a ser sus cuerpos”, dice uno de los mensajes recibidos por Lamberto, a las 2.20, de ayer, unos minutos después de que la comitiva del gobierno santafecino regresó de Buenos Aires, donde funcionarios del gabinete de Bonfatti se reunieron con la ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez.

En ese encuentro, se terminó de definir un plan de seguridad -con efectivos de la policía comunitaria y el apoyo de Gendarmería- para la zona del barrio Las Flores y La Granada, un territorio dominado históricamente por la familia Cantero, que lidera desde mediados de la década del 90 la banda de Los Monos.

Este mensaje, según interpretaron fuentes oficiales, está relacionado con el hallazgo que hizo la justicia provincial y la Brigada de Investigaciones de la División Judicial, a cargo de Cristian Romero, de dos túneles -uno de siete y otro de más de 50 metros de largo- en villa La Granada, territorio dominado por la banda de Los Monos. Estos conductos habrían sido edificados para que los miembros del grupo pudieran huir ante posibles ataques de otras bandas u operativos de fuerzas de seguridad.

En el gobierno de Santa Fe están convencidos de que detrás de las amenazas hay un sector de la policía ligado a las bandas narco, que durante los dos últimos años provocaron una espiral de violencia en Rosario, donde se cometieron 71 homicidios en lo que va del año. En la administración de Bonfatti destacan que las amenazas se producen en un contexto de cambios en la Justicia, con la puesta en marcha el 10 de febrero del nuevo sistema procesal penal, y de cambios internos en la policía provincial.

Justamente esa fuerza está manchada por un alto nivel de connivencia con los grupos ligados a la venta de drogas, algo que floreció a partir de la detención, en noviembre de 2012, del ex jefe de la Policía Hugo Tognoli, quien está preso a la espera del juicio oral.

En los mensajes se destacan detalles que encendieron mucha preocupación en el gobierno santafecino. Se mencionan con rigurosidad los números de patente y los modelos de los autos oficiales en los que se movilizan Lamberto y Drivet.

El ministro de Seguridad no hizo declaraciones y prefirió presentarse en la sede del Ministerio Público de la Acusación en Rosario para realizar una denuncia ante el fiscal regional Jorge Baclini, quien decidió como primera medida investigativa tratar de determinar de dónde provinieron los mensajes que se realizaron desde un teléfono celular. “El problema es que creemos que se usó un chip descartable”, señaló el fiscal a LA NACION.

El secretario de Seguridad tenía previsto viajar anteayer a Buenos Aires para entrevistarse con los titulares de Seguridad de la Nación.

A último momento se decidió que Drivet se quedara en la ciudad de Santa Fe, pero el auto oficial en el que se moviliza frecuentemente se dirigió hacia la ciudad de Buenos Aires con dos funcionarios del área. A la altura de Arocena, a unos 30 kilómetros de la capital provincial, apareció en la ruta un VW Bora color negro con los vidrios polarizados que se puso detrás del auto y los comenzó a perseguir. El chofer del vehículo oficial levantó la velocidad a 150 km/h y el otro auto seguía detrás hasta que comenzó a pegarle topetazos e intentar encerrarlo. Luego, el Bora desapareció por un camino lateral de la autopista.

Lamberto y Drivet ya habían pasado por una situación similar en septiembre del año pasado a poco de iniciarse la investigación del crimen del líder narco Claudio Pájaro Cantero. Ambos recibieron llamadas y mensajes de texto a sus celulares en los que les decían que conocían los movimientos de los funcionarios y sus familiares.

BLANCO DE LAS INTIMIDACIONES

Ambos funcionarios ya han sufrido anteriores amenazas

Raúl Lamberto-Ministro de seguridad de Santa Fe
Además de la amenaza de ayer, en junio pasado, Lamberto también había sido amenazado junto al juez de instrucción Juan Carlos Vienna, quien en ese momento investigaba el homicidio de Martín “Fantasma” Paz, que se habría debido a que debía una fuerte suma de dinero a la banda de Los Monos.
Matías Drivet-Secretario de seguridad de Santa Fe
Drivet también había sufrido intimidaciones junto a Lamberto, en septiembre pasado, justo a poco de iniciarse la investigación del crimen del líder narco Claudio “Pájaro” Cantero. Ambos recibieron llamadas y mensajes de texto a sus celulares en los que les decían que conocían los movimientos de los funcionarios y de sus familias..

Fuente: LA Nación

Print Friendly, PDF & Email

Comments