Yabrán y la Caja de Pandora: ¿Es extraño pero Daniel Santoro , no era abonado de la SIDE ?

7048
Compartir

Según lo que dicen algunos periodistas, aparentemente los espías refugiados en Uruguay  tendrían los e-mail interceptados de Yabrán.

Antonini Wilson, el dinero de Chávez para Cristina y la Sombra de Don Alfredo:

Pocos saben que el uruguayo Rodolfo Wanseele Pacciello trabajó hasta 1999, antes de emigrar a los Estados Unidos, en el sector sistemas de la empresa postal OCASA (Organización Clearing Argentino S.A.), que fuera propiedad de Alfredo Yabrán. Pacciello es uno de los cuatro detenidos en Estados Unidos, fueron acusados de no haberse notificado previamente como “agentes” extranjeros ante el gobierno de ese país y también de haber presionado al venezolano Guido Antonini para que “se presentara” como propietario de los US$ 800.000 que intentó entrar a Argentina en agosto del 2007…

La vinculación de Wanseele a esta empresa, adquirida por Yabrán en los ‘70 y con la que logró amasar una muy importante fortuna, podría tratarse de un mero dato o una simple casualidad.

Pero el azar podría no ser tal, si se tiene en cuenta que, tal como publicara el diario Clarín el pasado 23 de diciembre de 2007, la fiscalía argentina que actúa en el caso de “la valija” tiene pistas que “conducirían a los residuos« del Grupo Yabrán”2.

El avión alquilado por la empresa estatal Enarsa (en el que Antonini arribó a Argentina en agosto pasado) a la compañía Royal Class, cuyo nombre legal era Lanolec S.A, que en la década del 90 perteneció a Yabrán, y que hoy tiene como principales accionistas a sus hijos quienes, al igual que Héctor Collela, el heredero del grupo designado por el propio Yabrán, residen desde algunos años en Montevideo;

La dirección que Antonini dio al ser detenido en aeroparque, que era exactamente la misma que el grupo Yabrán tenía como oficial y en la que agrupaba una serie de empresas vinculadas al transporte de equipajes, vigilancia y almacenamiento de mercaderías en los aeropuertos;

También llamó la atención a la fiscalía el hecho de que el abogado elegido para defender a Antonini haya sido Guillermo Ledesma, prestigioso penalista que patrocinara al propio Yabrán hace mas  10 años.

 

 

 

Antonini Wilson está vinculado a una empresa en Fort Lauderdale relacionada a la venta de armas y tecnología militar. Ese mismo lugar fue sede de algunos negocios del grupo Yabrán, referido también al negocio militar vinculado a la Fuerza Aérea Argentina.

 

Fort Lauderdale, el grupo Yabrán, a través del holding Inversiones y Servicios, adquirió a fines de 1995 una empresa de tiendas libres de impuestos llamada Sunset Duty Free, en el lujoso puerto de cruceros de Port Everglades. Sunset fue vendida en octubre de 1998 a la subsidiaria estadounidense del grupo suizo Weitnauer America Trading Services.

 

Yabito Corporation tiene su centro de operaciones en Palmdale, una ciudad de 120.000 habitantes a 90 kilómetros al nordeste de Los Angeles, al borde del desierto del Mojave. La sede está en el número 37824 de la calle 5 Este de esa ciudad. Se trata de un parque industrial, llamado San Marino, de 2.500 metros cuadrados cubiertos edificados sobre un terreno de 7.500. El edificio alberga ocho talleres industriales, ocupados principalmente por empresas de servicios para automotores. Allí mismo tiene sus oficinas Carlos Sánchez, en la suite 8 del edificio. La propiedad está valuada en US$ 1,5 millón. Carlos Sánchez. Vive cerca de Los Angeles y recibió la casa que vendió el supuesto Yabrán hace diez meses. Juntos, planeaban comprar 40 satélites para telecomunicaciones. Año 2002

 

 

Cuando el arquitecto Donald Holloman, contratado por Yabito, presentó a comienzos de 1989 el proyecto del parque industrial, un grupo de 150 vecinos elevó un petitorio a las autoridades de la ciudad para impedir la construcción. Según un artículo del 21 de julio de 1989 que le dedicó a la disputa el diario Daily News of Los Angeles, la comisión de planificación de Palmdale finalmente ignoró las quejas y aprobó el proyecto, que fue inaugurado en 1991.

 

¿Qué hacía Yabrán en 1989 en Palmdale, California, en aquel momento un pueblo de menos de 30.000 habitantes, con escaso atractivo turístico o comercial? Si hubiera querido invertir en el rubro inmobiliario, podría haberse dirigido a muchos otros lugares más atractivos en la misma zona, como Santa Mónica o Beverly Hills.

Yabrán fue enviado a la zona por la Fuerza Aérea Argentina, que en aquellos años estaba embarcada en la construcción del misil Cóndor II. Yabrán era proveedor y socio de la FAA en varios negocios, incluyendo los depósitos fiscales de Ezeiza y los free shops del aeropuerto, y tenía contacto frecuente con los altos mandos de la fuerza.

 

Uno de ellos era el comodoro Miguel Vicente Guerrero, considerado como el “padre” del Cóndor II. Guerrero, un ingeniero aeronáutico con un posgrado en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), publicó un aviso fúnebre en Clarín el 22 de mayo de 1998, sumándose con otros amigos a las condolencias por la muerte de Yabrán.

 

El Cóndor II, un misil de 1.000 kilómetros de alcance, era producto de un acuerdo entre la Argentina, Egipto e Irak y que comenzó a construirse en secreto en la planta de Falda del Carmen, en la provincia de Córdoba. Pero el misil exigía ciertos componentes de alta tecnología que sólo estaban disponibles en Estados Unidos, más precisamente en Palmdale. Allí se encuentra, desde fines de la década de 1950, la Planta 42 de la Fuerza Aérea de EE.UU., un sitio donde el gobierno trabaja en conjunto con las mayores empresas privadas en el desarrollo de sistemas de defensa de alta tecnología.

 

Y aquí sale el tema del Cóndor II y las razones del atentado a la AMIA… 

Se comenta que Héctor Colella, el Heredero del grupo Yabrán,  comenzó a entablar negocios con el kirchnerismo de la mano de su viejo amigo Jorge Brito, del Banco Macro, al que salvó de la quiebra en los primeros meses de 1995, luego del estallido de la crisis del tequila. Como sabemos, Colella y la familia Yabrán son herederos de una considerable fortuna y parte de ella está invertida en este misterioso fondo Advent. Fuentes bien informadas aseguran que Héctor Colella y la familia Yabrán son los principales inversores en los proyectos inmobiliarios de Puerto Madero y Retiro, que se encuentran bajo programación de Jorge Brito.

Medios Y Britos el bankero K:

El Gobierno le dio el año pasado $125 millones en publicidad oficial a doce empresas que conforman el mayor multimedio kirchnerista, Grupo Veintitrés, pese a que tuvieron 1.244 cheques rechazados en los últimos tres años, de los cuales todavía no pagó 763 cheques, por $7,7 millones.

Librar cheques sin fondos es un delito de defraudación, contemplado en el artículo 302 del Código Penal. Sin embargo, esas empresas siguen operando sus cuentas en el Banco Macro, donde figuran con la mejor calificación -categoría uno-, como si no tuvieran ningún problema. El Macro es del banquero oficialista Jorge Brito, donde el Estado tiene el 30,6 % de las acciones -el Gobierno puso al diputado kirchnerista Roberto Feletti y a Rafael Magnanini en su directorio.

Brito tiene una excelente relación con uno de los dueños de Grupo Veintitrés, Sergio Szpolski, lo cual permitió que además de tener sus cuentas ahí, le deba $ 31,5 millones al banco, que lo tiene catalogado como un buen cliente.

Según los criterios de clasificación del Banco Central, la categoría uno es “situación normal”, cuando “el cliente demuestra que es capaz de atender adecuadamente todos sus compromisos financieros”.

Cuesta entender que para el Macro un cliente esté en “situación normal”, cuando todavía no pagó 763 cheques, según la Central de Deudores del Banco Central.

Un tributarista -que pidió no ser mencionado- afirmó que el grupo de medios kirchnerista comete el “delito de defraudación”, contemplado en el artículo 302 del Código Penal y debería intervenir la Justicia Federal Penal Económica.

Más allá de la insolvencia de Grupo Veintitrés, el tributarista explicó que la entidad bancaria manejada por Brito estaría dejando de lado la normativa del Banco Central en la clasificación de su cliente y debería inhabilitarlo para seguir operando con las cuentas del banco, ya que gran parte de los cheques que emite no tienen fondos para ser pagados.

Las empresas del multimedio kirchnerista tampoco pagaron los aportes de la seguridad social durante al menos el último año de gran parte de sus periodistas y empleados, tal como informó Clarín el mes pasado. Esa apropiación indebida de los aportes de la seguridad social es otro delito, castigado por la Ley Penal Tributaria.

Grupo Veintitrés es un conjunto de doce sociedades anónimas, manejadas por “testaferros”, que son familiares y empleados de Szpolski y Matías Garfunkel.

Por ejemplo, el presidente de Miradas al Sur es Ricardo Pace, el ex chofer de Szpolski (hasta hace siete meses), que cobraba $ 4.500 en febrero de 2010, pese a que figuraba en los papeles como creador y presidente de Perio Mundo (Miradas al Sur), director suplente de Balkbrug (El Argentino) y presidente de Soluciones Logísticas (CN23) -posición a la que renunció para que asuma Szpolski, en su único cargo real del grupo.

Hasta el año pasado, el ex chofer de Szpolski firmaba todos los cheques en blanco -al igual que el resto de los presidentes de las otras sociedades-, que luego eran completados por asistentes que cumplían órdenes de Szpolski y de Juan José Gallea, el gerente general del grupo, que fue director financiero de la SIDE cuando se dieron las coimas en el Senado.

Es de destacar que José Gallea opera con la Agencia de Inteligencia , de Frank Holder ( ex CIA) , que casualmente también es Socio de Matías Garfunkel  y no sólo eso, la agencia para tener mas trabajo ” opera con algunos medios de prensa” para pegarle a Szpolski a cambio de “investigar como vino la operación …

 

 

SANTORO Y LA SIDE : /

Por Christian Sanz    www.periodicotribuna.com.ar


Uno de esos temas, quizás el más sensible de todos, es justamente el atentado a la AMIA, el peor magnicidio sufrido por nuestro país en los últimos años de su historia.

Y, si a la fatalidad de lo sucedido le agregamos el pésimo manejo que dieron al tema muchos de los medios y periodistas “prestigiosos” vernáculos, la bronca se multiplica.

En estos días, por suerte, empieza a descorrerse el velo de la historia oficial y muchas de las mentiras enquistadas en la sociedad comienzan a echar luz.

Ya casi no quedan argumentos para sostener la existencia de la (nunca vista) Traffic-Bomba y las pruebas contra Irán parecen no querer asomar por ningún lado. Asimismo, estas últimas horas empiezan a instalar la verdadera trama del asunto: la pista Siria, lo cual nos gratifica porque significa que no hemos trabajado en vano durante tanto tiempo.

En este marco, creemos que es el momento de terminar de quitar la venda a la sociedad sobre el último eslabón de la cadena de encubrimiento para que se entienda de qué va la cosa. Hablamos de nuestros propios colegas: los (pseudo) periodistas que hicieron juego a la desinformación y las pistas falsas como voceros de la historia oficial armada por el corruptísimo juez Galeano, algunos organismos de inteligencia y gran parte del menemismo.

La trama comienza cuando los tres diarios más leídos del país –los oficialistas Clarín, La Nación y Página/12– aceptan adherir a la teoría de la inexistente Traffic-Bomba y la culpabilidad de Irán en el atentado.

Y no lo han hecho por desconocimiento.

Clarín, por ejemplo, bajo la pluma del “inefable” Daniel Santoro habló -desde un primer momento- no sólo de la fantasmal camioneta explosiva, sino del detonador usado luego para hacer estallar los 300 kilos de amonal”

Pero Santoro llegó más lejos aún al hablar puntualmente del “comando suicida que se inmoló en la Trafic que se incrustó contra la AMIA (que) era el libanés Ibrahim Hussein Berro”.

De más está decir que la Traffic nunca ha sido vista por ningún testigo, sólo por Santoro.

Increíble, pero real…

La cadena de la felicidad

Cuando se habla de “manipulación” de la causa AMIA a nivel periodístico comienza a aparecer un concepto que todos conocen pero nadie se atreve a mencionar en voz alta: la cadena de la felicidad.

Dicha denominación se refiere a fondos reservados que salen de dependencias de organismos como la SIDE a efectos de “adornar” a diferentes comunicadores para que operen a favor de ciertos intereses.

Si bien el listado de los beneficiarios de dicha cadena es guardado bajo siete llaves y sólo es conocido por tres personas del estamento gubernamental –uno de ellos es el presidente de la Nación-, muchos de los nombres de los que cobran es conocido en el ambiente periodístico.

De hecho, un par de esos nombres fue pronunciado en voz alta por otro colega hace poco más de un mes en el marco de la causa AMIA: Román Lejtman (ex Página/12) y Gabriel Pasquini (actual La Nación).

Dicha mención, que no fue reflejada por ningún medio importante, fue vociferada por el mismísimo Jorge Lanata, ex compañero de Lejtman en el programa radial Rompecabezas, quien frente al estupor de todos los presentes, aseguró que los citados periodistas eran “colaboradores de los servicios”.

Dichos comentarios, que ya circulaban en los corrillos periodísticos desde hace años, lo único que hicieron fue blanquear una situación que se conoce sobradamente. Se sabe que muchos comunicadores reciben mensualmente suculentos sobres, no sólo por parte de dependencias de inteligencia, sino también del generoso bolsillo de algún importante empresario o de algún ignoto político con ansias de trascender.

Las preguntas, entonces, surgen inevitables: ¿Qué otros periodistas cobran o cobraron dinero en negro para hablar de la historia oficial de la AMIA?

Por otro lado, ¿Todos los que sostienen la mendaz historia de Galeano y la Traffic-bomba están vendidos?

Difícil saberlo…

¿Santoro? Ese nombre me suena

Daniel Santoro es tenido por muchos como periodista estrella de Clarín por sus –supuestas- profundas investigaciones.

Santoro ha trascendido, y mucho, por un premio recibido a raíz de la investigación hecha sobre el tráfico de armas a Ecuador y Croacia, la cual pudo verse en forma de libro en nuestro país hace un par de años, con el sugestivo título de Venta de armas, hombres del Gobierno.

Lo primero que llama la atención de la obra es que en su título Santoro no hable de “contrabando de armas”, que es de lo que realmente se trató.

Luego de eso, a quien escribe estas líneas le consta que Santoro recibió, antes de terminar de escribir su libro, información concreta que involucraba al traficante Rubén Ormart, un hombre muy vinculado a la CIA, Al Kassar y el menemismo, en la citada operación de “venta” de armamento.

Extrañamente, Santoro nunca llegó publicar lo que le fue enviado. Mejor dicho, sólo lo publicó parcialmente y desviando la verdadera línea del tema.

A los ejemplos me remito:

En la pagina 144 de su libro, Santoro dice lo siguiente:

… “El otro socio y compadre de Palleros es Ruben Ormart, un empresario argentino-brasileño con conexiones en toda America latina, Estados Unidos y con el banco libanes de Paris y el Audi … No se pudo comprobar si es cierto que conoce a Menem…”

Quien envió los datos acerca de Ormart a Santoro, le demostró que el traficante sí conocía a Menem y que, lejos de estar relacionado con bancos árabes, Ormart estaba vinculado con el Banco Safra, el banco de capitales judíos mas importante del mundo.

Todo al revés para Santoro. Pero la cosa sigue:

Pagina 227:
… “Recibida la detallada orden, Sarlenga pidió a Palleros el certificado y este a su representante en Venezuela, pero pasaban los dias y el documento no llegaba. Entonces, el 6 de noviembre, el empresario argentino-brasileño Ruben Ormart mandó por fax al venezolano Pirella Avila un borrador con indicaciones para la confección de un certificado de uso final falso”.
..

Cuando Santoro dice que Ormart envió un fax a Venezuela con instrucciones de lo que debía hacerse, en realidad está diciendo que ORMART no falsificó la documentación personalmente.

Lo que Santoro está haciendo en realidad es defender implícitamente a Ormart.

Cabe aclarar que en Venezuela a Ormart se lo acusa de haber dirigido y realizado él personalmente toda la maniobra de falsificación de la documentación, y luego haber procedido a falsificar la firma de un militar de aquel país o ser su responsable mas directo y comprometido.

Finalmente, según la muy confiable fuente que envió los datos al periodista, “Santoro no menciona aunque yo sé que lo sabía -porque yo mismo le había pasado el dato-, que en la agenda de Ormart figuraba Romualdo PIZZINI, el vicepresidente de Hayton Trade SA, pero Santoro no lo incluyó en su libro, como tantas otras omisiones que realizó sobre Ormart”

Como al ex embajador James Cheek se le perdió la tortuga, luego encontrada por la SIDE de Anzorreguy; a Santoro se le perdió el detonador que le facilitaron Galeano y su amigo ex hombre fuerte del nombrado servicio estatal. Pero, lo que es peor, se les perdió la honestidad a la hora de desentrañar la madeja del atentado. Como buenos dignos apéndices de un poder corrupto -el menemismo-, todos y cada uno de ellos se limitaron a cumplir el papel que ese mismo poder les dictó. Cuando la trama apuntaba más a Siria que a Irán, en la misma noche del 18 de julio, se apresuraron a distraer, confundir y finalmente obturar la verdad hasta travestirla de fábula.

El periodismo autodenominado “serio”, “independiente” y “confiable”, mostró a través de esta cadena de encubrimiento su verdadera cara: una usina de información al servicio de la construcción de una realidad paralela.   Por Christian Sanz    www.periodicotribuna.com.ar  ////

 

Y lo extraño:  

Año 2006  Clarín denuncia  que el sospechado Hacker exiliado en Uruguay , le habría interceptado los email ?

¿Cómo si no trabajan para el mismo equipo, es decir los Rusos ? según las actuales operaciones del Gobierno

 

El 10 de mayo del 2006, desconocidos hackearon los mails del juez federal Daniel Rafecas y del periodista Daniel Santoro que estaba investigando a un grupo de serbios acusados de narcotráfico. Por esta y otras pinchaduras a miembros de la Corte y políticos, el Congreso equiparó penalmente la violación del correo electrónico con el postal. Paralelamente, hubo sospechas de pinchaduras ilegales de la SIDE.

El 30 de mayo del 2006 la SIDE denunció ante la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, la pinchadura de esos correos e involucró a dos especialistas informáticos de la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA), de la SIDE y el Ejército Iván Velázquez y Pablo Carpintero.

El 4 de abril de 2012 Clarín reveló que la jueza llamó a indagatoria al ex jefe de la SIDE y periodista Juan Bautista Yofre y otros en la causa.

El 30 de abril de 2012, Clarín publicó una nota de Gerardo Young que reveló que las casillas de mails de los directores de la SIDE habían sido hackeadas.

El 3 de mayo el sitio web “informereservado.net” que controla Stiuso afirmó que un periodista de nombre clave “Satín” era agente ruso y luego Tiempo Argentino lo identificó como Santoro.

http://www.clarin.com/politica/Antecedentes_0_695930437.html

 

Es interesante que todo se conecta y por suerte este gobierno es muy desprolijo a la hora de armas causas.

El tema es que nada es anónimo y nada es secreto , a la hora de mostrar la corrupción y el poder. Y todo se sabe. Pero a diferencia de  publicarlo y que se pierda , lo bueno seria y eso haremos , llevar todo esto a la Justicia.

Por ejemplo en el Libro que publicaremos desmostáramos que Hubieron dos explosiones, uno el contenedor  y las otra en la columnas de la AMIA, camufladas con bolsas de materiales.

Ah y adivine, por eso decíamos la caja de pandora: La empresa de Contenedores y de Limpieza  pertenecía a Alfredo Yabrán …

 

 

 

 

Y otros detalles : 

CAPTURA DE LOS CULPABLES IRANIES

Un botón de muestra: en aquel momento, Mehsen Massud y Helale Yurie —nombrados en el informe— llevaban más de 30 años muertos; Osman Massud también había fallecido, Dajal Massud tenía 15 años; y Emiliano, Matías y Santiago Samid hace pocos años alcanzaron la mayoría de edad. Esta revelación —que suelen omitir las crónicas periodísticas cuando recuerdan el referido atentado— obligó a modificar el listado de sospechosos y reducirlo a ocho personas.

 

 

La foto es del 2007 en el Hotel Alvear en ella se ve al Ex embajdor de Israel Rafael Eldad , el Abogador de la embajada Israel Imar y el Comisario (Re) Jorge Fino Palacios

 

 

En el cable, la Embajada afirmó que las actuaciones judiciales no respondieron a las nuevas evidencias del caso, sino al interés del fiscal por “congraciarse con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) mediante la persecución de sus enemigos políticos”.

 

Las argumentaciones del fiscal fueron consideradas “débiles” por la representación de Estados Unidos, que recordó: “En el pasado, Nisman nos había dicho en privado que aspiraba a la judicatura federal. Su decisión de perseguir la conexión local puede ser un intento de congraciarse con Cristina Kirchner”.

 

“Contactos en el ministerio de Relaciones Exteriores y en la DAIA (delegación de asociaciones israelitas argentinas) sospechan que el momento elegido para el anuncio de Nisman (las órdenes de detención) se debió más a una motivación política local que al desarrollo del caso”, agregó el cable de la Embajada.

 

 

Por Héctor Alderete

 

Ah me olvidaba el que contrato el avión de Yabrán en el caso con la Valija de  con 800 mil dólares es un nuevo director de YPF …Ezequiel  Espinosa tendrá a su cargo el manejo del área de explotación de petróleo y gas. En agosto de 2007, quedó bajo la lupa por su rol en un confuso episodio: como titular de Enarsa, fue el encargado de rentar el vuelo charter en el que viajó el empresario venezolano Guido Antonini Wilson, quien fue sorprendido en Aeroparque cuando trataba de ingresar una valija con US$ 800 mil.

El titular de la Enarsa, pese a la polémica, logró conservar el cargo. En su declaración ante la Justicia, aseguró que no fue consultado por la subida al avión de Antonini y otros cuatro venezolanos que llegaron al Aeroparque porteño tres días antes de que lo hiciera el presidente de ese país, Hugo Chávez.

 

Espinosa, incluso, reveló que fue “informado” de que los venezolanos habían sido “invitados” a subir al avión por el entonces titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti, quien fue desplazado de su cargo a raíz del escándalo.

 

 Y pasò lo mismo que con sarlenga en el trafico de Armas: No lo ayudaron y…

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments